jueves, 17 de noviembre de 2011

               No bajes la cabeza, puede caerse tu corona.


No eres princesa de las que visten con trajes de no sé cuantos quilates, ni tal vez sea de las princesas que tiene un palacio, ni de las que saludan desde coches llevados por caballos. Pero eres la princesa de tu cuento, la princesa que para sí misma, debe valer mucho más que cualquier princesa con un palacio y un príncipe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

by : agus #